El restaurante KurniK es un negocio familiar que lleva 37 años al servicio de sus clientes y es atendido personalmente por sus propietarios. Fue fundado por la polaca Krystyna Pilat el 12 de Octubre de 1974, en una instalación que anteriormente había sido un gallinero. Es de ahí que proviene su nombre KurniK, que traduce “Gallinero” en polaco. Krystyna murió el 9 de Diciembre de 1988, y a partir de éste día, el restaurante es atendido por Patricia Nielsen, una de sus hijas con la colaboración de los miembros de su familia.

Ubicado en un lugar inigualable cerca de una gran vegetación que se encuentra separada del restaurante por el río Teusacá, KurniK le ofrece a nuestros clientes un ambiente campestre, tranquilo y acogedor, donde cual podrán vivir experiencias inolvidables sintiéndose como en casa.